How to Manage Pests

Pests in Gardens and Landscapes

Control biológico y los enemigos naturales de los invertebrados

Publicado 3/20

En esta guia:

Quick Tip - en espanol
Pest Notes - in english


Catarina convergente adulta se alimenta de áfidos.

Catarina convergente adulta se alimenta de áfidos.

Larva de la avispa parasítica (Metaphycus) visible a través de la superficie de su huésped, una cochinilla

Larva de la avispa parasítica (Metaphycus) visible a través de la superficie de su huésped, una cochinilla

AMomias de áfidos y avispas parasíticas (Lysiphlebus testaceipes).

Momias de áfidos y avispas parasíticas (Lysiphlebus testaceipes).

El control biológico es la acción benéfica de los parásitos, patógenos y depredadores en el control de las plagas y los daños que causan. El biocontrol que aportan estos organismos vivos, colectivamente llamados “enemigos naturales”, es especialmente importante para reducir el número de insectos y ácaros plagas. El uso de enemigos naturales también es efectivo en el control biológico de pastizales y malezas en tierra silvestres (como la maleza Klamathweed, St. Johnswort). Los patógenos de las plantas, nemátodos y vertebrados también cuentan con muchos enemigos naturales, pero este control biológico es, con frecuencia, más difícil de reconocer, y menos entendido y/o más difícil de manejar. La conservación, aumento y control biológico clásico son tácticas que pueden usarse para aprovechar los beneficios de los enemigos naturales.

TIPOS DE ENEMIGOS NATURALES

Los parásitos, patógenos y depredadores son los grupos primarios usados en el control biológico de insectos y ácaros (Gráfica 1). La mayoría de los parásitos, patógenos y muchos depredadores son altamente especializados y atacan a un número limitado de especies de plagas cercanamente relacionadas entre sí. Aprenda a reconocer a los enemigos naturales consultando recursos como el Manual de los Enemigos Naturales (Natural Enemies Handbook) y la Galería de Enemigos Naturales (Natural Enemies Gallery).

Parásitos

Un parásito es un organismo que vive y se alimenta dentro o sobre un organismo huésped. Los parásitos de los insectos pueden desarrollarse en el interior o exterior del cuerpo del huésped. Con frecuencia, solo el estadio inmaduro del parásito se alimenta del huésped. Sin embargo, las hembras adultas de ciertos parásitos (como muchas avispas que atacan a las cochinillas y moscas blancas) se alimentan de sus huéspedes y los matan, lo que provee una fuente de control biológico importante pero a menudo ignorada, además de la mortalidad del huésped causada por parasitismo.

A pesar de que el término “parásito” es usado aquí, los parásitos verdaderos (como las pulgas y garrapatas) típicamente no matan a sus huéspedes. Las especies que son útiles en el control biológico y que se discuten aquí, sí matan a sus huéspedes y son llamadas con mayor precisión “parasitoides”.

La mayoría de los insectos parásitos son moscas (orden Diptera) o avispas (orden Hymenoptera). Las avispas parasitarias se dan en más de tres docenas de familias de las Hymenoptera. Por ejemplo, los Aphidiinae (una subfamilia de las braconidos) atacan a los áfidos. Los Trichogrammatidae parasitizan los huevecillos de los insectos. Los Aphelinidae, Encyrtidae, Eulophidae e Ichneumonidae son otros grupos que parasitizan a insectos plagas. Es importante notar que estas avispas de tamaño diminuto son incapaces de picar a la gente. Las moscas parasíticas más comunes son la familia Tachinidae, típicamente vellosas. Los taquínidos adultos muchas veces se parecen a las moscas comunes. Sus larvas son gusanos que se alimentan dentro del huésped.

Patógenos

Los patógenos enemigos naturales son microorganismos que incluyen ciertas bacterias, hongos, protozoarios y virus que pueden infectar y matar al huésped. Las poblaciones de algunos áfidos, orugas, ácaros y otros invertebrados son, algunas veces, drásticamente reducidas por patógenos que se dan de manera natural, usualmente en condiciones de una prolongada humedad alta o poblaciones densas de plagas. Además del brote de una enfermedad que se da de manera natural (epizoótica), algunos patógenos benéficos están comercialmente disponibles en forma de pesticidas biológicos o microbianos. Entre ellos se incluyen el Bacillus thuringiensis o Bt, nemátodos entomopatogénicos y los virus de la granulosis. Asimismo, algunos subproductos de microrganismos, como las avermectinas y espinosinas son usados en ciertos insecticidas; pero la aplicación de estos productos no es considerada como un control biológico.

Depredadores

Los depredadores matan y se alimentan de los varios o muchos organismos que atacan durante sus vidas. Muchas especies de anfibios, pájaros, mamíferos y reptiles atacan extensamente a los insectos. Los escarabajos, hemípteros, moscas, crisopas, y las avispas de comportamiento depredatorio se alimentan de varios insectos o ácaros plagas. La mayoría de las arañas se alimentan enteramente de insectos. Los ácaros depredadores que se alimentan principalmente de plagas cómo ácaro araña incluyen Amblyseius spp., Neoseiulus spp. y Galendromus occidentalis.

Gráfica 1. Algunas de las plagas y sus enemigos naturales comunes.
  Enemigos naturales
Plagas crisopa mariquitas moscas parasíticas avispas parasíticas ácaros depredadores otros grupos y ejemplos
áfidos X X   X   Hongo entomopatógenico, escarabajo, mosca sírfida
gusano carpintero, larva de la palomilla o polilla de alas transparentes       X   Nemátodos entomopatógenicos
orugas (gusano del roble de California) X   X X   Bacillus thuringiensis, pájaros, hongos entomo- patogénicos y virus, insectos depredadores y avispas. Trichogramma spp. (avispas parasíticas de huevecillos), arañas
escama algodonosa   X X     Cryptochaetum iceryae (mosca parasítica), catarina vedalia
mayate de la hoja del olmo     X X   Erynniopsis antennata (mosca parasítica), Oomyzus(=Tetrastichus) spp. (avispas parasíticas)
taladrador del eucalipto       X   Avetianella longoi (avispas parasiticas de huevecillos)
psílido del eucalipto rojo (cubierta)       X   Psyllaephagus bliteus (avispas parasíticas)
mosca blanca gigante X X   X   Encarsia hispida, Encarsia noyesi, Entedononecremnus krauteri, y Idioporus affinis (avispas parasíticas), larva de la mosca sírfida.
chicharrilla de alas cristalinas X     X   Insectos redúvidos (asesinos), Gonatocerus spp. (avispas parasíticas de los huevecillos), arañas
chinche de encaje X X   X   Insectos redúvidos y antocóridos, arañas
cochinillas harinosas X X   X   Catarina destructora del piojo harinoso
mosquitos           Bacillus thuringiensis spp. israelensis, pescados que comen  mosquitos
psílidos X X   X   antocóridos
cochinillas X X   X X Aphytis, Coccophagus, Encarsia y Metaphycus spp. Avispas parasíticas
babosas, caracoles     X     Rumina decollata (caracol depredador), escarabajos de tierra depredadores, pajaros, sapos y otros vertebrados
ácaros X X     X Chinche ojona y antocóridos, Feltiella spp. (larva de la mosca cecidómida depredadora), trips de seis manchas, Stethorus picipes (una catarina)
trips X     X X Chinche pirata, trips depredadores
gorgojos, del raíz o tierra       X   Steinernema carpocapsae y Heterorhabditis bacteriophora (nemátodos entomopatogénicos)
moscas blancas X X   X   Chinches ojonas y chinches piratas, avispas parasíticascomo Cales, Encarsia y Eretmocerus spp., arañas

 

Nemátodos entomopatogénicos emergen de una larva del gorgojo de la raíz que mataron.

Nemátodos entomopatogénicos emergen de una larva del gorgojo de la raíz que mataron.

La larva de una crisopa verde que parece un cocodrilo comiéndose a un áfido de las rosas.

La larva de una crisopa verde que parece un cocodrilo comiéndose a un áfido de las rosas.

Una chinche asesina adulta (Zelus renardii) comiéndose a un lygus.

Una chinche asesina adulta (Zelus renardii) comiéndose a un lygus.

En muchos casos, solo el estadio inmaduro de un parásito se alimenta del huésped, como se ilustra con una de las especies que ataca a los áfidos. A. Un parásito adulto deposita un huevecillo dentro de un áfido vivo. B. El huevecillo eclosiona en larva parasítica que crece al alimentarse del interior del áfido. C. Después de matar al áfido, el parásito se convierte en pupa. D. La avispa hace un orificio y emerge del áfido muerto, luego vuela y busca otros áfidos para parasitarlos.

En muchos casos, solo el estadio inmaduro de un parásito se alimenta del huésped, como se ilustra con una de las especies que ataca a los áfidos. A. Un parásito adulto deposita un huevecillo dentro de un áfido vivo. B. El huevecillo eclosiona en larva parasítica que crece al alimentarse del interior del áfido. C. Después de matar al áfido, el parásito se convierte en pupa. D. La avispa hace un orificio y emerge del áfido muerto, luego vuela y busca otros áfidos para parasitarlos.

CÓMO RECONOCER A LOS ENEMIGOS NATURALES

Poder identificar insectos plaga correctamente y distinguirlos de los enemigos naturales es esencial para un control biológico efectivo. Observe cuidadosamente a los ácaros e insectos en sus plantas para ayudarse a discernir qué tipo de actividad realizan. Por ejemplo, algunas personas podrían confundir una mosca sírfida con una oruga. Sin embargo, a la larva de la mosca sírfida se le observa alimentándose de áfidos y no masticando las plantas en sí. Si encuentra ácaros en sus plantas, observelos con una buena lupa. Los ácaros depredadores aparecen más activos que las especies que comen las plantas. En comparación con los ácaros que son plagas, los ácaros depredadores son por general más grandes y no se dan en grupos grandes.

Consulte las publicaciones incluidas en las Referencias para aprender más sobre las plagas específicas y sus enemigos naturales presentes en jardines y paisajes. Lleve los organismos poco familiares que usted encuentre a la oficina local de Extensión Cooperativa de la Universidad de California (UC), Programa de Jardineros Maestros de UC o la oficina del comisionario agrícola de su condado, para que le ayuden a identificarlos.

CONSERVACIÓN: PROTEJA A LOS ENEMIGOS NATURALES

Preserve a los enemigos naturales presentes eligiendo controles de las plagas culturales, mecánicos o usando químicos selectivos que no dañen a las especies benéficas. Recuerde que, solo alrededor de un 1 por ciento de todos los insectos y ácaros son dañinos. La mayoría de los insectos plagas son atacadas por especies múltiples de enemigos naturales (Gráfica 1), la conservación de los cuales es la principal manera de utilizar un control biológico exitosamente. El uso juicioso (selectivo, sincronización) de un pesticida, el control de hormigas y la manipulación del hábitat son estrategias claves para la conservación.

Manejo de pesticidas

La importancia del control biológico con frecuencia es evidente cuando los pesticidas de amplio espectro y residuales (aquellos que persisten por días y semanas) causan un brote de otras plagas o resurgimiento de la plaga. Un ejemplo de ello es el dramático incremento en la población de ácaros araña (conocido en inglés como flaring) que algunas veces resulta después de la aplicación de carbamato (como el carbaryl o Sevin) u organofosforado (malathion) para el control de orugas u otros insectos.

Elimine o reduzca el uso de pesticidas de amplio espectro y persistentes siempre que sea posible. Los carbamatos, organofosforados y piretroides matan a los enemigos naturales que están presentes en el momento de la fumigación y, durante días o semanas después,  los residuos matan a los depredadores y parásitos que llegan después de la fumigación. Los neonicotinoides (como el dinotefuran, imidacloprid) y otros insecticidas sistémicos que se translocan (mueven) a las flores pueden envenenar a los enemigos naturales y abejas melíferas que se alimentan del néctar y polen. Aun cuando los insectos benéficos sobrevivan una aplicación, los bajos niveles de residuos de pesticidas pueden interferir con la reproducción de los enemigos naturales y su habilidad de localizar y matar a las plagas.

Si usa pesticidas, aplíquelos de manera selectiva. Solo en áreas altamente infestadas con aplicaciones en el “punto” en lugar de toda la planta. Elija insecticidas que son más específicos sobre el tipo de invertebrados que matan, como el Bacillus thuringiensis (Bt) que mata solamente a las orugas que consumen el follaje que ha sido tratado.

Para la mayoría de otros tipos de insectos que estan expuestos cuando se alimentan, use insecticidas de contacto con poca o ninguna persistencia, incluyendo azadiractin, el jabón insecticida, aceite de rango estrecho (hortícola), aceite de neem y piretrinas (pyrethrin) las cuales con frecuencia se combinan con piperonyl butoxide, un sinérgico de pesticidas.

En situaciones en las que quisiera fomentar el control biológico, el uso de pesticidas no persistentes puede ofrecerle un mejor control de una plaga a largo plazo porque hacen menos daño a los enemigos naturales que llegan después de una aplicación. Para obtener un control adecuado, moje bien las partes infestadas de la planta y empiece a rociar en la primavera cuando las plagas se vuelven abundantes. Para mantener el control de la plaga puede ser necesario repetir la aplicación.

Para ciertas plagas difíciles de controlar donde los insecticidas de contacto son inadecuados, otras opciones incluyen spinosad, un producto de origen natural producido mediante la fermentación de una bacteriadel suelo. Este insecticida persiste alrededor de una semana y tiene una actividad translaminar (es absorbido en pequeños tramos del tejido de la planta). El spinosad puede ser tóxico para ciertos enemigos naturales (como los ácaros depredadores, las avispas Trichogramma y las larvas de la mosca sírfida) y para las abejas cuando se aplica, y durante aproximadamente de uno a cuatro días después. No aplique el spinosad a plantas que están floreciendo.

Gráfica 4. Toxicidad relativa de los insecticidas hacia los enemigos naturales.
  TOXICIDAD PARA PARASITOS Y DEPREDADORES1
INSECTICIDA Directo Residual
microbiano (Bacillus thuringiensis) no no
botánicos (piretrinas) si/no2 no
aceite (hortícola), jabón (potassium salt of fatty acids) si no
microbiano (spinosad) si/no2 si/no2
neonicotinoides (imidacloprid) si/no2 si
carbamato (carbaryl), organofosforados (malathion), piretroides (bifenthrin) si si

1. La toxicidad de contacto directo mata en unas cuantas horas después de rociar, a los insectos benéficos o su hábitat. La toxicidad residual mata o produce efectos sub letales (como una reducción en la reproducción o la habilidad de localizar y matar a las plagas) debido a los residuos que persisten.

2.La toxicidad depende de material específico y la forma en la que se aplica y de las especies y el estadio de vida del enemigo natural.

Para más información sobre pesticidas específicos, vea la información sobre los ingredientes activos.

Control de hormigas y productores de ligamaza

La hormiga argentina y ciertas otras especies de hormigas son consideradas plagas principalmente porque se alimentan de la ligamaza producida por los insecstos que succionan la savia del floema, como los áfidos, cochinillas harinosas, cochinillas blandas, psílidos y mosquitas blancas. Las hormigas protegen a los productores de ligamaza de los depredadores y parásitos que podrían controlarlos. Las hormigas algunas veces mueven a estos insectos productores de ligamaza de una planta a otra (algo llamado en inglés “farming”).

Cuando los enemigos naturales están presentes, y si las hormigas están controladas, las poblaciones de muchas plagas se irán reduciendo gradualmente (a lo largo de varias generaciones de plagas) a medida que los enemigos naturales son más abundantes.

Los métodos de control incluyen el cultivo de la tierra en torno a los hormigueros, rodear los troncos de los árboles con barreras de un material pegajoso contra hormigas y la aplicación de sebos con insecticida cerca de las plantas. Vea Pest Notes: Ants (en inglés) para más información.

Manipulación del hábitat

Siembre una variedad de plantas que florezcan en diferentes tiempos para proveer a los enemigos naturales con néctar, polen y refugio durante la temporada de crecimiento. En la etapa adulta de muchos insectos con larvas depredadoras (como las crisopas verdes y las moscas sírfidas) y muchos parásitos adultos se alimentan solamente de polen y néctar. Incluso si las plagas son abundantes para las fases depredadoras y parasíticas, muchos insectos benéficos no prosperan, a menos que haya plantas que floreen y produzcan néctar para suplementar su dieta. Para retener a los depredadores y parásitos, cultive una diversidad de especies de plantas que se adapten bien a las condiciones locales y que toleren una baja población de ácaros e insectos que se alimentan de plantas, para que siempre haya alimento disponible.

Otros controles culturales que pueden ayudar a los enemigos naturales incluyen la reducción de polvo y el uso apropiado de fertilizantes y riego. El polvo puede interferir con los enemigos naturales y causar brotes de plagas como los ácaros arañas. Reduzca el polvo plantando cubiertas vegetales y barreras contravientos y elimine el polvo con el chorro de una manguera de las plantas pequeñas que con el tiempo se llenan de mucho polvo.  Evite el uso excesivo de fertilizantes y riego porque puede causar que las plagas que se alimentan del floema, como los áfidos, se reproduzcan con mayor rapidez de lo que los enemigos naturales puedan controlar.

AUMENTO

Cuando los enemigos naturales residentes son insuficientes, sus poblaciones, a veces, pueden aumentarse mediante la compra y liberación de especies benéficas disponibles comercialmente. Sin embargo, existe relativamente poca investigación sobre la liberación de enemigos naturales en los jardines y paisajes. Es poco probable que la liberación ofrezca un control satisfactorio de plagas en la mayoría de las situaciones. Algunos enemigos naturales que pueden comprarse, no son efectivos. Muchos enemigos naturales son depredadores generalistas y canibalísticos y, se alimentan indiscriminadamente de plagas y especies benéficas, lo que reduce su eficacia.

Solo unos pocos de los enemigos naturales pueden aumentarse eficientemente en los jardines y paisajes. Por ejemplo, se pueden aplicar nemátodos entomopatogénicos para controlar ciertas especies de barrenadores de arboles e insectos que se alimentan de césped. Las catarinas convergentes (Hippodamia convergens) que pueden comprarse al mayoreo por correo, guardarse en el refrigerador y liberar en grandes cantidades por intervalos, pueden controlar temporalmente a los áfidos; sin embargo, las mariquitas que se compran en las tiendas de menudeo podrían no ser suficientes en cantidad y calidad para proveer el control necesario.

Un aumento exitoso, generalmente requiere de planeación anticipada, la expericiencia biológica, monitoreo cuidadoso, tiempo óptimo de liberación, paciencia y situaciones en las que se pueden tolerar ciertos niveles de plagas y daños. Las situaciones donde las plagas y daños ya son abundantes, no son una buena oportunidad para un incremento.

CONTROL BIOLÓGICO CLÁSICO O DE IMPORTANCIÓN

El control biológico clásico, también llamado de importación, se usa principalmente contra plagas exóticas que se han sido introducido por descuido desde otros lugares. Muchos organismos que no representan una plaga en sus hábitats nativos se vuelven extraordinariamente abundantes tras colonizar nuevas locaciones donde no hay sus controles naturales. Los investigadores van al hábitat nativo de una plaga, estudian y colectan a los enemigos naturales que matan a la plaga allí mismo y envían de regreso posibles enemigos naturales para su estudio y posible liberación. Muchos insectos y algunas malezas que eran plagas extensas en California se encuentran ahora parcial o completamente controladas por enemigos naturales que fueron introducidos, excepto en lugares donde estos enemigos naturales son perturbados, por aplicaciones de pesticidas u hormigas que buscan ligamaza.

Por ley, la importación de enemigos naturales solo la pueden llevar a cabo científicos calificados con permisos gubernamentales. A los enemigos naturales se les retiene y estudia, en instalaciones de cuarentena, que son aprobadas para evitar que se escapen hasta que la investigación confirme que tendrán un impacto negativo mínimo en el nuevo país donde serán liberados.  

Es importante que los administradores de paisajes reconozcan a los enemigos naturales importados y los conserven siempre que sea posible. Ya que el control biológico clásico puede aportar beneficios, a largo plazo, en áreas extensas y es conducido por agencias e instituciones financiadas mediante impuestos, es importante que tengan el apoyo público, el cual es crucial  para continuar teniendo éxito en el control biológico clásico.

¿El control biológico es ?seguro??

Un gran beneficio del control biológico es su relativa seguridad para la salud humana y el medio ambiente, en comparación con el uso extendido de pesticidas de amplio espectro. La mayoría de los impactos negativos de las especies exóticas han sido causados por organismos no deseados que contaminan productos importados, por viajeros que cargan frutas infestadas con plagas y por plantas ornamentales que son introducidas y se convierten en malezas. Estas desacertadas importaciones no son parte del control biológico.

Se han registrado impactos negativos como resultado de las importaciones de depredadores vertebrados, como ranas, mangostas y ciertos peces, para un control, cuasi biológico, pobremente concebido y a menudo realizados por individuos que no son científicos. Para evitar estos problemas, los investigadores de control biológico respetan las regulaciones gubernamentales de cuarentena y trabajan principalmente con enemigos naturales de huésped específico que representan un bajo riesgo y pueden aportar grandes beneficios. Cuando una plaga está bajo control biológico, la densidad de población disminuye tanto para la plaga, como para el agente de control biológico, porque los enemigos naturales de un huésped específico no pueden atacar o reproducirse en otras especies.

Uso y desecho seguro de pesticidas


REFERENCIAS

Dreistadt, S.H., M.L. Flint, and J.K. Clark. 2004. Pests of Landscape Trees and Shrubs: An Integrated Pest Management Guide. 2nd ed. Oakland: Univ. Calif. Agric. Nat. Res. Publ. 3359.

Flint, M.L. and S.H. Dreistadt. 1998. Natural Enemies Handbook: The Illustrated Guide to Biological Pest Control. Oakland: Univ. Calif. Div. Agric. Nat. Res. Publ. 3386.

Rust, M.K. and D.-H. Choe. 2012. Pest Notes: Ants. Oakland: Univ. Calif. Agric. Nat. Res. Publ. 7411.

ENLACES IMPORTANTES

Nota Breve: Depredadores benéficos

Nota Breve: Arañas comunes del jardín

Nota Breve: Catarinas

Nota Breve: Parásitos de insectos plaga

Natural Enemies Gallery (en inglés)

Más recursos sobre control biológico

INFORMACIÓN SOBRE LA PUBLICACIÓN

[UC Peer Reviewed]

Notas sobre las plagas: Control biológico y los enemigos naturales de los invertebrados

UC ANR Publication 7500        

AUTOR: S H Dreistadt, Programa Estatal MIP de la Universidad de California

TRADUCTOR: Ricardo Vela, UC ANR News and Information Outreach in Spanish (NOS)

EDITORES TÉCNICOS: Karey Windbiel-Rojas y Petr Kosina, Programa Estatal MIP de la Universidad de California

Producido por el Programa Estatal de Manejo Integrado de Plagas de la Universidad de California

PDF: To display a PDF document, you may need to use a PDF reader.

Top of page


Statewide IPM Program, Agriculture and Natural Resources, University of California
All contents copyright © 2022 The Regents of the University of California. All rights reserved.

For noncommercial purposes only, any Web site may link directly to this page. FOR ALL OTHER USES or more information, read Legal Notices. Unfortunately, we cannot provide individual solutions to specific pest problems. See our Home page, or in the U.S., contact your local Cooperative Extension office for assistance.

Agriculture and Natural Resources, University of California

Accessibility   Contact webmaster.